sábado, 6 de octubre de 2012

Invierno.

La piel de mis manos y labios se resquebraja al ritmo que el otoño avanza...'por dentro' pasa lo mismo. Avanzando a un inevitable invierno, el viento cambia, el frio se recrudece y cala hasta el alma. Un recuerdo del calor de primavera se apaga en el silencio de la soledad. Si no se está preparado para el invierno, las inclemencias harán un harapo de ti... o morirás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada