miércoles, 15 de septiembre de 2010

Una de tantas cosas que he escrito.

Mientras me he encontrado sin quehacer he puesto a trbajar mi mente y mis dedos en el teclado de una computadora... aqui uno de esos... 'productos' (jajaja)

Lo que es y lo que no es (parte 1)

¿Qué es lo que yo eso con este escrito?


Tal vez realizar una crítica constructiva o destructiva de todo y nada, de lo visible y de lo invisible, preciso que es necesario comprender el hecho de que no he hecho un libreto como el de una emisora de radio o TV, mas bien escribo todo lo que sale de mi mente, excepto la autocompasión que he expresado en otro tipo de escritos muy similares a este en los que por el solo hecho de tener una laptop con un procesador de palabras, me pongo a escribir sin tener más que expresar que mis vagos sueños y deseos.

Entonces ¿qué es esto?
Todavía no lo se, no se que formas tomará pues escribo sobre demanda, influenciado un poco por el contexto estudiantil que me rodea sin precisar de una sola conversación o evento que se suscite durante la escritura de esto.

Lo que estás haciendo ¿es divagar?
Probablemente, lo que es y que puedo asegurar es que podría cambiar el nombre a divagaciones de un mediodía de primavera o algo así, pero lo que no es, es la posibilidad de cambiar el nombre de este escrito por el ya mencionado, pues no tiene chiste y me he decidido que ya no hay vuelta atrás, como la vida misma, lo que he escrito, lo que he hecho no puede reescribirse aunque lo desee, no importa que tan vergonzoso o si me arrepiento de lo que he plasmado, eso ya pasó.

¿Comenzarás a hablar de algo interesante o solo seguirás divagando?
El público es el que decide de que hablare… y es una bonita forma de lavarme las manos pues no tengo público, no estoy dirigiéndome a un auditorio con el que pueda interactuar como se haría con una conferencia o con un programa radiofónico.

Podría comenzar a hablar sobre la injusticia social que prevalece en México pero ya hay gente que habla de ello y no es escuchada, podría hablar de las ideas que muchos me han robado y que por falta de inteligencia y exceso de pasividad he perdido, pero ya he establecido que no voy a hablar de mi autocompasión (a pesar de que lo acabo de hacer). Podría hablar sobre los malos hábitos que se tienen en México, la falta de cultura y respeto, la indiferencia respecto a lo general y el exceso de pasividad que tanto nos aquejan así como nuestra incesante manía de quejarnos de lo que está mal y que no se nos dá, cuando nosotros mismos no damos nada de nuestra parte para mejorar lo que para nosotros está mal y solo nos quejamos de eso.

Se distinguen ciertas incoherencias en la redacción, intenté corregirlas, pero la verdad no se que es lo que quise decir en ese entonces...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada